El dolor articular y la vida sedentaria

La vida sedentaria y la falta de actividad física contribuyen a la aparición de dolores articulares.

En la actualidad, las personas llevan un estresante ritmo de vida con extensas jornadas laborales que, usualmente, pasan sentadas frente a una computadora. Cuando finalizan su actividad laboral, sólo piensan en descansar y esto los lleva a tener una vida sedentaria. Si los movimientos corporales son mínimos, las articulaciones comienzan a endurecerse, volviéndose vulnerables a lesiones y dolores intensos.

Cuando una persona no hace ningún tipo de ejercicio físico, sus articulaciones se atrofian y debilitan. En estos casos, cualquier esfuerzo fuera de lo común representa una enorme exigencia para el cuerpo y da inicio al dolor.

Los componentes de Artinovo ayudan a contrarrestar los efectos del sedentarismo en las articulaciones. Sus tres componentes principales (Colágeno tipo II no desnaturalizado, MSM y Vitamina D3) contribuyen, entre otros beneficios, a la regeneración natural del cartílago dañado y reducen la inflamación y el dolor articular, mientras fortalecen y les brindan elasticidad a los tejidos. Además, ayudan a recuperar la movilidad y flexibilidad perdidas.

Articulaciones y colágeno tipo II

Dolor de rodilla, dolor de muñeca y otras articulaciones pueden deberse al deterioro del cartílago.

Ver más

Si tus articulaciones
están bien, vos estás bien.